14 dic. 2011

Iones felices



El exceso de iones positivos, llamados también gruñones, son perjudiciales para vegetales, animales y humanos, y están presentes en parte por efecto de un aire mal acondicionado, materiales sintéticos, computadoras y aparatos eléctricos, como son los electrodomésticos, e incluso la falta de vegetación, y estos iones son frecuentemente causas de dolor de cabeza, irritabilidad, cefaleas, mareos, apatía, cansancio, insomnio, disminución en la actividad sexual, y en particular rinitis, alergias y asma, especialmente en personas hipersensibles, como los niños. 
La carga positiva del ambiente se denomina "carga estática", y la vemos reflejada cuando tenemos una descarga eléctrica al tocar algún metal u otra persona, lo que decimos "darnos toques".
 Mucho de esto proviene de los materiales sintéticos de los muebles y los textiles (sillas, sillones, camas, cortinas, alfombras, ropa, calzado), para ello se recomiendan usar materiales naturales, entre ellos la lana y el algodón.
Al contrario, una atmósfera cargada con iones negativos, llamados también iones felices y vitamina del aire, permite una relajación física y mental, mejorando así la memoria y la concentración, disminuyendo la ansiedad y la neurosis, y permitiendo un mejor rendimiento laboral, efecto visto en los balnearios.
 Los iones negativos se ha comprobado que reducen la segregación de la hormona llamada Serotonina, a veces llamada "hormona del estrés".

 Los iones negativos tienen un efecto positivo en el bienestar y el medio ambiente,
neutralizan olores, contribuyen a dar frescura y reducen la contaminación del ambiente.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...